El proyecto general del Campus se construye sobre los cimientos que representan su filosofía de trabajo basada en los siguientes valores:













Humanidad. El equipo docente destaca por formar un gran grupo humano, donde prima tanto la calidad artística como la calidad personal de cada integrante.

Profesionalidad. Equipo de profesionales comprometidos y titulados en cada sección presente en el Campus; Docencia, Ocio y Tiempo Libre, Manutención y Asesoría Jurídica.

Legalidad. Riguroso cumplimiento de la actual normativa sobre Actividades de Tiempo Libre en Castilla y León:
Seguro de Responsabilidad Civil.
Doblamos la ratio de 1/10 exigida de la Junta de Castilla y León.
Evaluación de Riesgos.
Motivación. Exigencia por mejorar continuamente, proponiendo constantemente nuevos proyectos y ambiciosos retos que mejoren en todos los niveles la capacidad organizativa, docente y lúdica anualmente.

Educación. Crear y moldear un proyecto cultural, y transmitir conocimientos y vivencias a los más jóvenes a través de la música y la danza, con un objetivo único: la educación.

Innovación - Ilusión - Creatividad. El Campus es un proyecto vivo, inmerso en las nuevas tecnologías que continuamente busca nuevas ideas y propuestas educativas. El contacto real con alumnos, padres y demás comunidad educativa provoca que el proyecto se vaya adaptando a la actualidad entrelazando docencia con ocio, naturaleza, inglés, deporte, conferencias, conciertos y actividades variadas.

Educación para tod@s. Programa de becas para alumnos cuyos progenitores se encuentren en situación de desempleo durante la matriculación y el curso.

Solidaridad. Comprometidos especialmente con esta causa. Se contribuye con donaciones para niños con necesidades económicas y/o enfermos y con conciertos benéficos a favor de Cáritas, en favor de personas necesitadas.

Sin Ánimo de Lucro. Estimamos un precio objetivo, si se puede llamar “justo”, que siempre ha sido el más bajo de cuantos cursos, campus o campamentos se organizan de características similares, para que el factor económico no sea motivo de no poder asistir a un complemento enriquecedor en la educación de jóvenes músicos y bailarines.